Afecta a: , , , ,

La Dirección de IBM GSE nos comunicó el pasado martes 6 que ha decidido realizar la segregación de 471 personas a INSA, 220 en Madrid, amparándose en las facilidades que le otorga el Art. 44 del Estatuto de los Trabajadores, con fecha 1 de enero de 2016.
En dicha comunicación nos entregó la relación de trabajadores afectados por esta medida.

No hemos distribuido antes este Comunicado porque entendemos que es obligación de la Dirección, como promotora de la medida,  comunicárselo a las personas afectadas. Su silencio debemos entenderlo como falta del debido respeto a los trabajadores.

Adjuntamos el fichero con la comunicación y la relación de afectados en Madrid.

Notificación INSA.pdf           Notificación INSA-empleados.pdf

Nuestros Derechos

El Estatuto de los Trabajadores establece que las personas afectadas conservarán en la nueva empresa los derechos laborales que tenían en la de origen, en el momento de la segregación.
Si nos conformamos con una cobertura tan genérica como esta, cada vez que la Dirección de INSA intente “olvidarse” de alguno de nuestros derechos tendremos por delante dos tareas:

  • Demostrar ante los Tribunales que tal derecho lo teníamos en IBM GSE en el momento de la segregación.
  • Logrado lo anterior, deberemos reclamar de nuevo ante los Tribunales el cumplimiento de las condiciones de segregación.

de esta forma se alarga y complica el procedimiento para defender nuestros derechos.

Si la Dirección de IBM GSE tiene la intención de respetarlos, no debería poner inconvenientes para plasmarlos en un documento escrito.

¿ Qué proponemos nosotros ?.

Que la Dirección de IBM GSE negocie un acuerdo colectivo en que se reflejen los derechos y condiciones laborales, y la protección de los puestos de trabajo.

Queremos que sea un acuerdo similar al  firmado en numerosos contratos, amparados en el citado Art. 44 (B. Urquijo, ATT, IBEINCO, La Estrella…), para
proteger al máximo los derechos laborales de las personas segregadas a INSA“.

¿ Nos importa a todos?.

No podemos engañarnos.
El problema no afecta sólo a las 471 personas de la segregación actual. La protección de nuestros derechos que logremos ahora, será la que
tendrán las personas de otros departamentos a los que la dirección pretenda transferir en un futuro.

Lograrlo o no, depende de nosotros mismos; de nuestra disposición a defender nuestros derechos.
Nadie puede sustituirnos en esta responsabilidad.