Enviado en: , , ,
Reunión extraordinaria de marzo de 2016

Comunicado – Segunda Reestructuración Masiva en 2016, apenas seis semanas después del primer recorte de empleo

Sólo seis semanas después de que IBM anunciara la primera acción significativa de reestructuración de plantilla de 2016 en Europa, se ha presentado una mayor aún en la Reunión Extraordinaria del 16 de marzo de 2016. El impacto total previsto en el número de trabajadores de esta segunda reducción es casi un 50% mayor que la primera fase de reducción de puestos de trabajo que fue presentado en la reunión extraordinaria del 27 de enero de 2016. El efecto conjunto de ambas acciones de reestructuración varía según el país, pero sobre todo los países del Oeste de Europa se enfrentan a reducciones que a veces superan el 15% de la actual plantilla. IBM ha llevado a cabo casi diez reestructuraciones durante los últimos 3 años y medio, que han supuesto alrededor del 25% de los puestos de trabajo, especialmente en los países de Europa Occidental.

El Comité de Empresa Europeo (CEE) ha solicitado, pero no ha recibido la visión sobre el modelo de financiero de negocio o el plan general de estas reestructuraciones. Los números presentados por países han subido y bajado en las últimas semanas, sin mucha coherencia y consistencia. Hay indicios de que IBM continuará con acciones adicionales sobre el número de empleados a lo largo del año. El CEE solicita a la dirección de IBM que proporcione información completa y, en especial, los números concretos sobre la reducción para todo el año, para poder desempeñar su papel. Por otra parte, el CEE pone en cuestión una vez más la necesidad de una reestructuración masiva dado el estado de los negocios de IBM en Europa. Tal y como se menciono en el comunicado anterior del CEE, Europa fue la geografía con el mejor rendimiento de IBM en el cuarto trimestre y en el año fiscal 2015 y, de nuevo, la única con crecimiento.

Lo que es novedoso en esta reestructuración es el hincapié en que estas reducciones sean involuntarias. La compañía piensa aplicar en varios países europeos sólo los mínimos legales, tanto en el período de notificación como en la indemnización por despido, sin tener en cuenta los años de servicio del empleado. Durante este período de notificación IBM cuenta con que los empleados continúen su trabajo para la compañía como de costumbre mientras buscan en paralelo otro puesto de trabajo. Este enfoque está previsto que sea aplicado en toda Europa. El CEE cree que IBM está explorando claramente los límites legales país por país, con el objetivo de reducir al mínimo los pagos por despido y obtener ahorros significativos. Para el CEE esto no es admisible

El enfoque de separaciones involuntarias desencadena sentimientos extremadamente negativos, malestar, estrés y desmotivación entre la plantilla europea. En varios países europeos, los empleados de IBM han empezado a compartir sus puntos de vista en blogs y redes sociales y escriben, por ejemplo, que “la dirección ha encontrado  nuevas y emocionantes formas de jodernos”. Se sabe que en varios países europeos  los trabajadores y sus órganos de representación legal están considerando iniciar procesos judiciales contra IBM. El CEE se pregunta si IBM es consciente de los efectos destructivos que esta forma de actuar tiene en la imagen de la empresa y su reputación. Los medios de comunicación en todo el mundo ya  se han hecho eco del anuncio de reestructuración y podría afectar negativamente en el mercado, posiblemente perjudicando compromisos con los clientes existentes y nuevos. El CEE cree que los empleados de IBM deben abandonar la empresa como embajadores, no como adversarios o enemigos.

El CEE no puede nunca aceptar enfoques involuntarios en Europa y se opone firmemente a esta forma de reestructuración. El CEE nunca ha estado de acuerdo con las reestructuraciones, pero no podía estar en contra de un enfoque voluntario, justo y respetuoso. Ahora IBM claramente parece romper con la tradición y elige aplicar también en Europa los métodos de Estados Unidos: la no voluntariedad de las bajas. El CEE recomienda a los órganos representativos locales que se abstengan de cooperar con la dirección  local de IBM para diseñar, implementar y acordar tales escenarios involuntarios en Europa.

El CEE cree que hay mejores alternativas para llevar a cabo acciones de reestructuración de la plantilla. La dirección de IBM debe dar prioridad a las ofertas voluntarias y nunca caer de nuevo en aproximaciones involuntarias. El CEE está convencido de que la reducción prevista se puede cumplir plenamente de manera voluntaria. Por ejemplo: apoyar activamente las posibilidades de recolocación internas, permitir el así llamado ‘dominó’ entre las unidades de negocio de IBM, ofrecer puentes a la jubilación y promover las herramientas del KIT de recursos humanos. Además, el CEE anima a IBM a ser más creativos y, por ejemplo, diseñar ‘contratos sociales’ sostenibles para asegurar que los empleados de IBM con capacidades menos relevantes en nuestra industria puedan saltar colectivamente a las nuevas oportunidades de trabajo en las empresas y clientes en otras industrias, por ejemplo, automoción, electrodomésticos, aeronáutica o la venta al por menor.

Además, se debe ofrecer una visión clara de la carrera y perspectivas futuras a los empleados que permanezcan en la empresa, con atractivas oportunidades de empleo, descripciones claros de roles, las reconocimientos económicos y posibilidades de nuevos conocimientos y la mejora de capacidades.

Los criterios técnicos financieros y la rentabilidad a corto plazo no pueden ser nunca los criterios principales que sirvan de base para decidir despidos colectivos. El CEE pide que cese esta estrategia y se retome un enfoque voluntario, de forma que lo que se persiga sea hacer crecer el negocio con la participación de los empleados. El CEE espera ser informado y participar plenamente.

En nombre del comité de empresa europeo,

Marc Born, Secretario
Copenhague – 16 de marzo de 2016