Enviado en: , ,

Sobre el “Recordatorio anual de normativa de Seguridad”
Compañeros,
En el correo sobre normas de seguridad enviado por la empresa hemos detectado algunas afirmaciones que no nos parecen correctas y proponemos que sean cambiadas o se maticen y que los cambios sean recogidos en una nueva versión del texto.
El principal problema es que se afirma que “el incumplimiento de las normas de seguridad se considera una falta grave, que será reportada y que podrá acarrear sanciones administrativas”: NO puede estar justificado, de ninguna de las maneras, el pretender imponer como norma algo que no puede serlo y encima pretender que se sancione su incumplimiento.
Aunque ya creemos que todos habéis entendido que no puede ser una norma obligatoria hacer de ‘security cop’, por si hay algún despistado le recomendamos que no haga esas funciones, naturalmente, a menos que sea vigilante de seguridad y cobre por ello.
A título de ejemplos, y para no ser exhasutivos en este correo, se afirma:
Sobre el identificador: “Pedir a las personas que no lo lleven,  que lo hagan. Si la persona no lo tiene, debe ser acompañada a la entrada del edificio para obtener uno. Si se niega, se debe informar inmediatamente a Seguridad.”,
Sobre el “tailgating”: Vigilar que nadie se cuela detrás de nosotros al acceder por tornos y puertas a cualquier zona protegida. Si se detecta, impedir que la persona entre e informar inmediatamente a Seguridad.,
O “Si encontramos una visita que no está siendo acompañada, debemos ir con ella hasta la recepción y reportarlo a Seguridad.”

Este tipo de “normas”, que están recogidas también en el tríptico, o bien se suprimen, o bien se modifica su texto, diciéndose, por ejemplo, que son acciones que se sugieren como buenas prácticas de seguridad, pero en ningún caso pueden formar parte de una normativa de obligatorio cumplimiento y, por tanto, no pueden ser objeto de sanción disciplinaria alguna, ya que no se pueden atribuir y mucho menos ordenar a los trabajadores, supuestas obligaciones que están fuera del alcance de su contrato de trabajo.

Comités de empresa de IBM e IGS