Cierre de la Negociación de Pensiones.

En IBM, que no en IGS – salvo para los trabajadores transferidos de aquella a esta empresa – existe, como derecho colectivo, el denominado Plan de Pensiones Tradicional, que se caracteriza esencialmente por:
· Una pensión complementaria a la de la Seguridad Social que la mejora hasta un máximo del 80% del último salario anual percibido.
· Un derecho de prejubilación a partir de los 55 años.
· En caso de prejubilación el derecho a cobrar determinadas cantidades entre los 60 y los 65 años, por un promedio de unos 200.000 €.
· Derecho de rescate en diferentes situaciones.
· Derecho permanente a Pensión de Viudedad y Orfandad.

En el año 1993, se ofreció a toda la plantilla el cambio al denominado “Plan Alternativo”. Aún cuando la dirección de la compañía pudo optar por constituir un Plan de Pensiones de Empleo y modificarlo de forma negociada, despreció dicha solución, y planteó unilateralmente una alternativa mucho menos costosa para la Empresa.

Este Plan Alternativo consiste esencialmente en:
· el 2,5% del salario anual en el tramo hasta 41.452,27 € , y del 11% en el exceso sobre dicho importe, con un tope del 7,5% del salario anual, destinado a que el empleado lo ingrese en un Plan de Ahorro Individualizado o en un Plan de Pensiones Individual.
· Mantenimiento del derecho a Pensión de Viudedad, Invalidez y Orfandad conforme al plan tradicional mientras se permanezca en la empresa.

Un porcentaje de la plantilla de entonces, en circunstancias que podemos calificar de excepcionales, se acogió a la oferta y renunció al Plan Tradicional, de forma individual.

Pero el derecho colectivo, regulado por el citado Plan Tradicional, ha seguido vigente todos estos años y, por tanto, es de aplicación a todas las personas que se han ido incorporando a IBM desde entonces.

Sin embargo, IBM no ha respetado este derecho colectivo y ha obligado a todos los trabajadores que han ingresado desde entonces en IBM, a renunciar a él, mediante opción “libre”, en favor del Plan Alternativo, ejecutada la mayoría de las veces en el mismo momento de la contratación.

Ante esta situación y dado que la empresa no atendía nuestras reclamaciones de cesar en dicha actuación, nos vimos obligados a interponer una demanda de conflicto colectivo ante la Audiencia Nacional, el 13 de Septiembre del 2006, a través de los servicios jurídicos de CCOO.

La Audiencia Nacional dictó sentencia 12 de febrero de 2007, negando el derecho reclamado, por considerarlo prescrito. Tras interponer recurso de casación al Tribunal Supremo, éste fue estimado y se devolvió el expediente a la Audiencia Nacional para que dictara una nueva sentencia.

Durante la celebración de una nueva vista oral en Mayo del 2009, la Audiencia Nacional instó a las partes en el acto de conciliación previo al juicio, a constituir una mesa de negociación en la que se intentara llegar a un acuerdo que resolviera el conflicto colectivo antes del 31 de Diciembre del 2009.

A día de hoy, y transcurrido más de un año sobre el plazo de negociación establecido, estamos muy lejos de poder llegar a un acuerdo.
Los Comités de Empresa creemos que la dirección no tiene una verdadera voluntad de negociar, pues sus ofertas se siguen circunscribiendo a las condiciones del actual Plan Alternativo, cuyo régimen se asemeja más a un sistema de mejora retributiva que a un modelo de previsión social complementaria.

La distancia que nos separa para poder llegar a un acuerdo es insalvable. Así lo demuestran los informes actuariales, que constatan que la última y definitiva oferta de la dirección de la empresa cubriría, tan sólo, la jubilación a los 65 años de edad. Sin embargo, no se refleja el impacto de certificar de forma definitiva la extinción de las prestaciones, ni los derechos de prejubilación existentes en el Plan Tradicional, derechos muy valiosos para los trabajadores y que, en la situación actual de reformas legales, toman, incluso, mayor importancia.

Llegados a este punto y como representantes de los trabajadores, creemos que para defender estos derechos, no nos queda otro camino que interponer de nuevo la demanda de Conflicto Colectivo ante la Audiencia Nacional y que sean los tribunales los que dictaminen.

5 de mayo de 2011

Comités de Empresa de IBM e IGS

Saludos