[insert_php]the_tags(‘Afecta a: ‘);[/insert_php]
Una vez más la compañía vuelve a demostrar el aprecio que tiene a sus empleados y la importancia que tiene para ella el clima laboral o la conciliación de la vida familiar de los mismos.

Ante el planteamiento del Comité acerca del alto grado de descontento (mas del 50% de la plantilla se considera perjudicada con la nueva ubicación de la oficina según el sondeo efectuado) la respuesta es:

Al no haber movilidad geográfica (no es necesario un cambio de domicilio de los empleados) la empresa no tiene obligación de compensación alguna, y por tanto no va a haberla.

Hacen oídos sordos a la petición de algún tipo de ayuda o compensación para las personas que sufren algún perjuicio económico por el traslado. Saben positivamente que el nuevo emplazamiento de la oficina imposibilita el acceso al aparcamiento gratuito, por lo que muchos vamos a tener que hacer un desembolso mensual de dinero en parking queramos o no (otra bajada salarial que acompaña a las no subidas).
Admiten que las plazas disponibles las adjudicarán a “managers” y lo hacen “porque yo lo valgo”, porque ellos también tienen la potestad para ello. Ni se plantean crear un pool de plazas contratando plazas adicionales, como existe en otras oficinas de IBM, y poner todas las plazas a disposición de todos los empleados.
Estamos en una grave situación de discriminación económica de unos trabajadores frente a otros. No a todos nos va a costar lo mismo acudir a nuestro puesto de trabajo. Es más, a mejor sueldo del empleado más beneficiado sale,…¡plaza nominativa en el centro de Bilbao!
Resumiendo, el mensaje a transmitir de parte de la dirección a los empleados de IBM en Zamudio es el siguiente:

IBM no es una ONG, IBM no hace donativos a sus empleados.

Habrá que recordar esto cuando se nos solicite “proactividad” trabajando horas extraordinarias a precio de fábrica de Zara en Bangladesh. Debemos alinearnos con los valores de nuestra compañía: nosotros tampoco somos una ONG, y al igual que ella no tenemos por qué hacer lo que nuestro contrato laboral no nos obliga.